domingo, 21 de junio de 2015

GUARRATE


Hay conciertos que tienen un “algo” especial, y este de Guarrate lo tenía… Todo un pueblo ávido de escuchar a Ringorrango y de saborear nuestra música… El silencio, los ojos atentos e incluso llorososos, y unos pies que se mueven aún sentados en el suelo de la Plaza… Y todos los niños del pueblo, por la noche, luciendo ringochapas de colorines…